Aprende a decir que no y mantente solvente

En el mundo de las finanzas y de los negocios existen cosas que son verdaderas y que no se pueden negar; cosas que a veces creemos que no causan ningún efecto sobre nuestros estados financieros, pero que la verdad afectan mucho.

Si no sabes decir que no, es probable que gastes más de lo que ganas, más de lo que tienes presupuestado y ya te voy a decir porque esto es así.

Imagínate que deseas ahorra para invertir luego, peor no sabes decir que no. Cuando alguien venga a invitarte al cine o de fiesta vas a ir y eso significa que vas a gastar un dinero que no tenías pensado invertir de esa manera.

Pasa en todas las ocasiones, si sales de paseo y ves algo que te gusta y no sabes cómo reprimir el deseo de comprarlo, entonces vas a incurrir en las mismas faltas.

No se trata de vivir bajo una política de negación, pero si debes saber elegir los momentos en los que es justo que cedas y en cuáles no. Quizá si es un familiar tuyo que tiene una urgencia económica necesita que le prestes el dinero, puedas decir que si, pues es una situación extrema, pero no cuando se trata de banalidades.

Aprender a decir que no y serle fiel a tus ideas es quizá lo más importante que puedes hacer para ahorrar, hay que saber que cuando se quiere algo es más fácil evadir las tentaciones.

Ahora bien, siempre te va a ser más fácil si no tienes el dinero a la mano o a tu disposición, pues cuando uno cree que tiene mucho siempre tiende a comparar pues le va restando importancia al dinero.