Consejos para un presupuesto doméstico efectivo y libre de estrés

Se suele citar que el objetivo fundamental de las finanzas personales es “Gastar menos de lo que ganamos”. El dinero que ahorramos de esta forma sirve para hacer frente a las emergencias o para la vejez. Este es un objetivo tan fundamental como difícil de lograr.

 

En un estudio reciente se encontró que sólo el 53 por ciento de los encuestados podría cubrir un hipotético gasto de emergencia de 400 dólares sin vender algo o pedir prestado dinero.

 

En algunos casos, es la falta de ingresos lo que crea la tensión financiera. Pero en muchos casos el problema es diferente. Para aquellos que gastan más de lo que debieran, aquí hay algunos consejos para un presupuesto más eficaz y libre de preocupaciones:

 

Entender la meta

El objetivo de un presupuesto no es mantener el rastro de cada centavo que gastamos. De hecho, uno puede saber el destino de todo su dinero y aún no tener un presupuesto eficaz.

 

El objetivo de todo presupuesto es ayudarnos a controlar nuestros gastos y a concentrarlos en lo que más nos importa. Sin embargo el compromiso es importante. Una vez fije una meta, debe cumplirla.

 

Seguimiento de gastos por una semana

Por experiencia llevar registro de lo que gasta en un corto período de tiempo será revelador. Desde esos pequeños gastos que van sumando con el tiempo hasta esos grandes gastos innecesarios que pasan desapercibidos.

 

De forma ideal deberíamos llevar un registro detallado de un mes, debido a que existen muchos gastos regulares que tienen ese patrón mensual (pago de servicios y tarjetas de crédito por ejemplo). Pero incluso con sólo una semana podrá obtener información útil para planificar sus gastos.

 

Haga especial énfasis en tres categorías.

Por ejemplo, saber cuánto gastó en combustible puede ser interesante, pero si este conocimiento no cambia sus hábitos, no tiene sentido rastrear este gasto. Procure concentrarse en tres categorías al controlar su presupuesto.

 

La mayoría de las personas gastan más en unas pocas áreas. Ejemplos comunes incluyen comer fuera, comprar ropa y entretenimiento. Utilizando los datos recopilados elija las tres categorías de presupuesto que desea controlar y supervise sus gastos en estas áreas.

 

Esto es más fácil de implementar que una revisión total, y tendrá un efecto significativo en sus finanzas.

 

Use la tarjeta de crédito para controlar su gasto

Pagar con plástico es una manera fácil de supervisar el gasto. Si necesita saber cuánto gastó en algo, tendrá la información a su alcance en el estado de cuenta.

 

Si no desea utilizar una tarjeta de crédito, utilice en su lugar una tarjeta de débito o una tarjeta prepagada. Lo importante es que puedan generarse registros detallados de sus gastos para poder tomar las medidas necesarias.

 

Mantenga al mínimo la cantidad de efectivo que lleva consigo. Manténgalo en su cuenta bancaria o consulte a su cerrajero de confianza para que instale una caja fuerte de uso doméstico.

 

Ahorre primero

El objetivo final de nuestro presupuesto es el ahorro así que una gran estrategia consiste en ahorrar primero. En lugar de guardar lo que queda en el final del mes, aparte ese dinero en primer lugar y gaste lo que quede.

 

Esta estrategia se aprovecha de la psicología de la escasez para hacerle pensar mejor sobre esos gastos innecesarios que drenan nuestro patrimonio.