A veces no es posible…

Para algunos padres es muy difícil, darles constantemente algunos gustos a nuestros hijos. Tomar los ingresos, desmecharlos y colocarlo en donde están las verdaderas prioridades es un trabajo muy frustrante a veces, cuando vez que algo que les prometiste no se les puede cumplir por esta vez.

No sé si es la fórmula correcta, pero la comunicación es muy importante, el ser humano ante la falta de información, tiende a crear o imaginarse situaciones que a veces no son las reales. Digo esto porque si cuando no puedes cumplir con algo que prometiste a tus pequeños, no les das explicaciones valederas, podrían imaginarse que hay algo malo con ellos, se podrían desmotivar o pensar que no vale esforzarse en el colegio quizás, porque no han recibido su premio.

No se cómo les funciona a otros padres, pero sin sobre cargarlos de información, no está demás hablarles sobre de qué manera organizaste el dinero, por algún inconveniente sucedido que hizo que no pudieras cumplir con tu promesa. Además de no poder la confianza en tu palabra – que es muy importante para los niños – podrás ponerlo de tu lado, y ahorrarte una pataleta porque simplemente le dijiste no cuando te pregunto si podías darle algo.

Los niños pueden ser muy maduros a veces más de lo que te lo imaginas, receptivos y sensibles si se les sabe dar la información acorde a su edad. Educara a los niños, para que sean adultos responsable, bien organizados en sus finanzas, aumentara sin duda su posibilidad de éxito, en cualquier cosa que decidan emprender.

A veces tienen que saber que se deben organizar los gastos pero también a ahorrar para cubrir los inconvenientes como cuando por ejemplo debes pagarle a un cerrajero olesa de monserrat por asuntos de seguridad, un cerrajero cabrera es algo de prioridad; cuando no esperas que enfermes pero debes utilizar el dinero para algún medicamento.

Es importante que le enseñes de donde sale el dinero, como se puede ganar la vida, para que no crezcan de manera frívola, gastando a diestra y siniestra el dinero de sus padres que tienen una buena posición económica, sin darle el valor al trabajo, porque si te pasara algo y ellos no corrieran con la misma suerte económica que tú, estarían en una terrible situación.

Educar a los niños es un asunto de día a día, de minuto a minuto, donde observan tus actitudes o comportamientos, y del entorno en donde se desenvuelven, son una esponja que van tomando lo bueno y lo malo que van viendo a su paso. Desde niños es excelente enseñarles a administrarse, para cuando estén adultos esto no sea algo pesado, tener que empezar a organizar como van a utilizar su dinero.

En la casa se les enseña cómo se ahorra el dinero, pero en la escuela se les enseña a la manera más eficaz de invertir del dinero que disponen; la motivación, transformarlo en un juguete un paseo, un postre o algo que ellos aman tener o conseguir, sin duda les encantara el proceso y lo harán un gran habito.